Crónicas, Entrevistas

Belleza glacial: Kristina Lilley

Septiembre 4, 2017

 

 

 

 

Por Andrés Garrido 

Me encontraba en un teatro al norte de Bogotá esperando por mi entrevistada, una reconocida y experimentada actriz. Con el paso de los minutos mi nerviosismo aumentaba y el beat de mi corazón empezaba a latir como un siniestro marcapasos. Yo tenía una imagen de ella construida en base a su belleza glacial y sus personajes malévolos, pensaba que era una persona complicada, difícil. Pero la verdad es que descubrí una mujer simpática, agradable y bella (mucho más que cualquier veinteañera). Además es brillante, me habló de poesía, de su amor por los animales y sus técnicas de actuación, es de esas mujeres por las cuales un hombre escribiría un poemario al estilo de Lord Byron. 

La actriz Kristina Lilley no es de hielo, es una persona amable, podría decir que dulce. Y también muy asequible: en ningún momento puso problemas por mi lentitud con las preguntas, -nunca un entrevistado me había causado tantos nervios como ella-, probablemente solo Rebecca, la venezolana que inspiró mi novela debut La balada de la ciudad). Al igual que mi musa, Kristina me impresionó por su inteligencia y belleza tan pasmosa. Pocas veces en la vida tienes la posibilidad de conocer a mujeres de tanta virtud, así que la gente podría decir que soy un periodista con suerte. 

En mis diez años entrevistando gente he conocido artistas complicados (mi próximo libro recopila las entrevistas que empecé hace 10 años siendo un adolescente en Londres), en muchos casos las personas que ves en un escenario o una pantalla son muy distintas a las que conoces personalmente. Pero Kristina es diferente. Me dijo que fuera a buscarla al Teatro Belarte, donde presenta su obra “Caliente Caliente“, ella estaba sentada en la cafetería comiendo como cualquier persona. No se veía como una actriz reconocida y preocupada por ser descubierta. 

Me invitó a sentarme. Sus ojos estaban llenos de comprensión, sabiduría y secretos que no va a decirte. (De todas formas no tenía el valor para preguntar y me quedé con muchas preguntas sin formular). Su voz es pausada y genera calma. Se trata de una mujer indescifrable, intimidante, con su mirada glacial genera respeto. Es una de esas mujeres que te corta la respiración. Estoy seguro que no soy el único al que le causaría nervios, cualquier persona quedaría hechizada por sus encantos. 

Tan solo una semana antes tuve la oportunidad de hablar con Juan Ricardo Gómez (director de Caliente Caliente), me dijo: “Definitivamente las mujeres son más hermosas con más años y más vida, yo quería rescatar eso, en el mercado y la sociedad actual estamos acostumbrados a desecharlas”. Al ver a Kristina entendí a que se refería. Diez minutos nunca son suficientes con una mujer como ella, yo quería que me contará toda su vida, con gusto me habría sentado a escucharla por horas. La televisión actual sería mejor con una protagonista como Kristina Lilley, ella todavía es una “femme fatal” y es mucho más interesante que las jóvenes actrices superficiales y sin talento que abundan en la TV.    

 

“Por alguna razón en el país no aprecian la experiencia. Todas las series que están haciendo son de niñas bonitas, de romances, de gente joven, se les olvida que las personas mayores de 50 todavía vivimos”.  Kristina Lilley

 

Síganos en Facebook

Síganos en Instagram

Twitter: No tenemos, los políticos lo arruinaron. 

 

Andrés: ¿Cuál es el personaje más difícil que ha interpretado? 

Kristina:  El más  difícil fue el de una alcohólica en  una novela que se llamaba “Copas amargas“, de resto no ha sido complicado.

 

Andrés: ¿Cómo preparó el personaje?

Kristina: Fue basado en la historia de una persona, entonces lo tuve que hacer con mucho cuidado. Lo primero que hice fue tratar de buscar mujeres que eran alcohólicas y habían salido del alcoholismo, luego fijarme en mujeres que bebían mucho, investigar en libros, hablar con los médicos para entender como es el comportamiento de un alcohólico, lo que más me ayudo a formar el personaje fueron las mujeres que habían dejado el alcoholismo.

 

Andrés: ¿Cómo ha sido su formación como actriz?  

Kristina: Aprendí con los años y sobre la marcha, me han ido enseñando mis compañeros que son mis grandes maestros. Yo estudié en Estados Unidos con una coach y cada vez que puedo hago seminarios y cursos. 

 

Andrés: ¿Cómo surge la obra “Caliente Caliente”?

Kristina: Un día estábamos hablando con Martha Liliana Ruiz y Ana Cristina Botero sobre tener 50 años en la televisión. Ya no nos llaman a trabajar, llaman a una niña de 35 años, la maquillan y la ponen de nuestra edad, así que algún día nosotras vamos a ser las vice tatarabuelas (risas). Teníamos que buscar algo que hacer y Martha ya tenía algo escrito, nos pusimos a hablar  y salió “Caliente Caliente“. Después Martha llamó a Maru Yamayusa y ya quedamos las cuatro.  (Lea también la entrevista con Juan Ricardo Gómez: Director de Caliente Caliente)

 

Andrés: ¿Qué ha sido lo más difícil de la obra? 

Kristina: ¿Qué tiene de difícil? es una comedia y creo que eso es de las cosas más difíciles para hacer. Uno aprende constantemente al lado de una persona que sabe tanto como Maru Mayusa. Cada función es distinta, uno prepara al personaje pero en cada función cambia. 

 

 

Andrés: “Caliente Caliente” es un musical. ¿Ya tenía experiencia cantando?  

Krsitina: Realmente desafinamos con descaro y bailamos. Yo canto pero en la ducha (risas), yo desafino con descaro, soy la peor cantante del mundo pero las cuatro cantamos. Maru tiene una voz bonita, ella sabe cantar, pero de resto ninguna de nosotras.  

 

Andrés: ¿Cuál es la magia del teatro? 

Kristina: La magia del teatro es tener al público al frente, escucharlo, estar sobre las tablas, tener que estar en el “aquí y ahora”, para poder responder bien no tienes que estar al 100%  sino al 1.500 % , eso lo hace mágico. 

 

LEA TAMBIÉN: TEATRO DE ESPAÑA

 

Andrés: ¿Cuál ha sido el personaje más satisfactorio que ha interpretado en la televisión? 

Kristina: Todos han sido maravillosos, creo que el de mayor recordación es del “Pasión de Gavilanes“, la vieja antipática, mala persona y loca. Ese personaje fue mi regreso a la televisión después de estar cinco años por fuera del país.  Me encantó el de “Azúcar“, también el de “Copas amargas“. Yo creo que cada personaje que hago me deja algo bonito y que me gusta, sacar uno sería injusto. 

 

Andrés: ¿Por qué siempre interpreta a las mujeres malévolas? 

Kristina: Alguna a vez le dije a un director: “¿Por qué siempre hago a las malas ?”  Me dijo: “Usted tiene una mirada fría”. Es por mi físico, mi cara y mi voz . Yo hice una de mis primeras villanas en “Sangre de lobos“, les quedó gustando como hago a las villanas y me volví la villana, todas ellas tienen como mi fisionomía entonces me quedé siendo la villana. No creas, yo he hecho papeles de mujer buena y me gusta, pero me divierto mucho con las villanas, ellas son mucho más complejas

 

Andrés: Siempre he estado fascinado con la técnica de “El método” que utilizaban actores como Marlon Brando y James Dean. 

Kristina: Es una técnica muy vieja. Pienso que todos ponemos algo de nosotros en los personajes. Cuando preparas el personaje creas las emociones: ¿qué sintió?, ¿cómo eran los papás y  los hermanos?, ¿cómo era su relación con el mundo? Empiezas a crear las emociones falsas del personaje, para mí no son reales y no tengo porque utilizar las cosas que me duelen y me han hecho daño para expresarme.

Yo no puedo usar mis emociones para los personajes, después de que usas el mismo recuerdo de “el gato se perdió…” eso a la quinta vez ya no produce nada. Uno tiene que crear y formar las emociones haciendo todo el análisis psicológico del personaje.

 

Andrés: Alguna vez leí que le costó mucho salir del personaje luego de una escena muy cruda. 

Kristina: Lo que pasa es que es el momento, cuando haces la escena es tan intensa y difícil que terminas muy agitado. Esa escena que me estas diciendo fue en “Espumas“, una escena donde me tenían que violar. Yo lloré mis ojos, me sentía atacada, me costó mucho trabajo, me sentía espantosa. Una vez me pasó la adrenalina de la escena me tranquilicé pero emocionalmente fue tan fuerte que me quedé ahí un rato. Los actores tenemos esa capacidad de entrar  y salir de las cosas, no nos quedamos pegados a la emociones de los personajes ni a su situación, sino imagínate como seríamos todos (risas).  

 

La belleza venezolana Rebecca llega a las imperdonables calles de Bogotá. Una cruda historia sobre brujería, sexo, glamour, rock n’ roll y ultraviolencia al “peor” estilo de Kubrick. 

Adquiera “La balada de la ciudad” en e-book papel  y ayúdenos a conseguir fondos para llevar el libro de culto bogotano al Teatro. O suscríbete a Nova Crónica y podrás participar del sorteo de 10 libros.

 

Andrés: ¿Qué tan difícil es la industria artística para una mujer madura? 

Kristina: Se vuelve complejo, uno es mayor entonces tiene que ser la mamá de personas que tienen 40 años, la abuela o la tatarabuela (risas). Por alguna razón en el país no aprecian la experiencia y dejan de llamarlo a uno. Todas las series que están haciendo son de niñas bonitas, de romances, de gente joven, se les olvida que las personas mayores de 50 todavía vivimos, entonces se vuelve un poco más difícil.       

 

Andrés: Usted ama a los animales. ¿Qué opina del maltrato animal en países como China?

Kristina: Sin criticar y ni ofender a nadie, lo de la festival de China me parece terrible, yo sé que es una cosa cultural pero el trato que le dan a los perros en China es una cosa terrible ¡Es terrible! Meten en unas jaulas chiquitas a cinco perros grandes y después los cocinan vivos, eso me parece cruel, es como cocinar una vaca viva. No sé, para mí los perros y gatos son animales domesticados y son como nuestra familia. Yo respeto las culturas pero creo que ya pasamos la época de comer todo lo que se mueve, estamos en una época diferente.

 

Andrés: ¿Y el maltrato animal en Colombia? 

Kristina: El maltrato animal en Colombia es rampante, terrible. Es un país donde todavía les gusta el toreo, eso dice mucho… El toreo es la expresión mas troglodita y básica del hombre, me parece arrogante abusar de un ser que supuestamente no tiene la inteligencia que tenemos nosotros ¡Es terrible! ¿Por qué no ponen al toro a correr detrás del torero?

En Colombia culpan a los animales de ser cochinos y se los olvida que los cochinos son ellos. La gente tiene que sacar su animal, hay que sacar al perrito y al gatico, hay que limpiar. Aquí al animal lo tratan como si no sintiera, como si fuera lo peor. Pienso que con los animales empieza la compasión, en el maltrato animal empiezas a notar quienes son las personas que van a ser abusivas con niños, mujeres y ancianos.

 

Andrés: Usted escribió un libro sobre sus mascotas.  

Kristina: Son poemas, como los haikus (poemas japoneses muy cortos).  Empezó siendo mi estatus de Facebook, empecé a escribir historias sobre mis perros, cuatro o cinco lineas.  Ya es un libro pero no lo he publicado, es un libro de nunca terminar, cada vez que se me ocurre un poema lo escribo. Estamos hablando con Martha Liliana Ruiz, de pronto se nos ocurre sacar el libro.

 

Andrés: ¿Planea hacer más libros?

Kristina: No, de pronto cuando sea más vieja. Por ahora, prefiero hacer charlas y estar en contacto con la gente para que me puedan preguntar lo que quieren saber. 

 

LEA TAMBIÉN LA ENTREVISTA CON LULY BOSSA

LEA TAMBIÉN LA ENTREVISTA CON YOLANDA RAYO

Suscríbete a Nova Crónica

Suscríbete a Nova Crónica y podrás participar del sorteo de libros de La balada de la ciudad.

 

 

Please follow and like us:

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Ayúdanos a compartir ;)