Artículos, Clásicos

El mundo quiso un BMW

mayo 29, 2017

“Supersonic”, o cuando el mundo quiso comprar un BMW

 

 

 

 

Por Daniel Ospina

Síguenos en Facebook

 

1994 fue el año en el que el grunge inicio su caída y en el que el britpop inicia su ascenso imparable, a la vez que el neo punk, el gangsta rap y el trip hop imponían su ley con mas fuerza que nunca, lanzando en todos esos casos algunos de los mejores trabajos de la historia del rock, o la electrónica, o el hip hop. ¿Y todavía se considera que la muerte de Cobain es más importante? 

 

Si, entiendo que gracias a él podemos hablar de rock alternativo sin que nos miren como bichos raros, pero hay cosas de su vida que valen mas la pena para recordar que una muerte en circunstancias todavía confusas y con el halo de oscuridad que le hacia pensar a todos de que se odiaba y quería morir. 

 

Como sea, Kurt tuvo sus problemas y los abordo de esa forma. Pero hubo ciertos personajes, todavía mas arruinados y desarraigados del mundo, con todavía menos posibilidades de salir adelante; y con el ejemplo de una sola canción les fue suficiente para sepultar las leñadoras y las guitarras pasadas de distorsión en ese rincón que alguna vez un periodista británico definió como “la cosa de ayer”. 

 

Contexto 

 

11 de abril de 1994. La música sigue de luto y con incógnitas luego de la muerte-suicidio-asesinato de Kurt Cobain, el vocalista y guitarrista de Nirvana que con su ejemplo logró inyectarle al rock una dosis de riesgo que parecía perdida con la banalización del glam metal. Su muerte dejaba dudas con respecto a quien asumiría el liderazgo de una generación (que a esas alturas iba mas allá de ser X o no) que parecía había despertado de un coma diabético, luego de comer noche y día el algodón de azúcar que Poison o Motley Crue nos embutían sin descanso.  

 

De ese tamaño estaba todo en Estados Unidos, mientras Inglaterra desde hace un tiempo venia afilando los cuchillos para contraatacar ante la insolencia del grunge de arrasar con todos y todo durante los dos o tres años anteriores. De repente, y sin que nadie les preguntara o pidiera su opinión, cinco tipos de Manchester aparecieron con algo entre manos. Con anécdotas de peleas en bares, drogas, discos regrabados tres veces y un poco mas de drogas, Oasis lanzó un día como hoy, hace 20 años, su primer sencillo: “Supersonic“. 

 

Liderados por dos hermanos que buscaban la muerte o la gloria, Oasis no tuvo rival o comparación con absolutamente nadie desde ese momento. La letra sencilla y levanta-estadios de Noel Gallagher, ese riff de guitarra tan preciso del inicio y la magnifica voz de Liam parecían escupir en la cara del grunge no solo ante el luto por Cobain, sino también al grunge y la música de su propio país, que al parecer estaban preparados para dar un paso mas allá de la insolencia estética de Blur o Suede.  

 

La canción 

 

 

Cuenta la leyenda (o sea, Noel en la entrevista que se incluyó en 2006 para su álbum de grandes éxitos, Stop The Clocks) que en algún momento estaban grabando una versión definitiva para “Bring It On Down“, tema incluido en el Definitely Maybe, y que la sesión no tuvo mucho éxito. Entonces Noel decidió escribir allí mismo una nueva canción. Él mismo dice que en esencia es solo una combinación de frases sin sentido, pero si uno se pone en el lugar del publico (o mejor, cuando uno se asume como el público), uno comprende a la distancia por que tuvo tanto éxito. 

 

“I need to be myself / I can’t be no one else / I’m feeling supersonic / Give me gin and tonic”

 

De forma consciente o no, era un ataque directo al hecho de que el grunge hizo que las cosas llegaran a un punto donde todos éramos leñadores, y no era así. Era un llamado a “ser uno mismo” y la advertencia de que “no se puede ser otro”. Respecto a lo de sentirse “supersónico” y querer gin and tonic, es el manifiesto mas claro de lo que representaba Oasis en esos años: la parranda sin fin. 

 

You can have it all but how much do you want it? / You make me laugh /  Give me your autograph /  Can I ride with you in your BMW ? 

 

Esa pregunta (Puedes tenerlo todo pero, ¿Qué tanto lo quieres?) puede definirse como la primera demostración clara para el mundo de que Noel Gallagher no es cualquier compositor. Y cuando esa respuesta “hace reír”, deja perfectamente claro el nivel de confianza que rodeaba a Oasis incluso en ese punto en que no eran nada. Las otras dos frases reflejan el deseo del estrellato, la fama y la gloria eterna que los hizo tan diferentes al resto en esos años, donde alejarse del éxito mediático era la prioridad. Especialmente lo del BMW, que establece con nombres y apellidos lo que se requiere para ser famoso. Es el manual del rockstar, de como serlo, de como hacerlo y de que debes tener para serlo. Con variaciones y algunos elementos mas absurdos para incluir, la canción mantiene validez a ese nivel. 

 

De ahí en adelante el tema hace alguna referencia a The Beatles, The Stone Roses, y las drogas de forma mas o menos disimulada, en lo que podemos llamar la inducción de lo que es Oasis. Con virtudes y defectos. Era como un “escúchanos bajo tu propio riesgo, pero igual seremos los mejores, con o sin tu ayuda”. 

 

Con esa letra y lo que lograron improvisar en un descanso de esa fallida grabación de “Bring It On Down“, procedieron a grabar “Supersonic“. Todo indica que la versión del demo fue tan satisfactoria que ni siquiera se mezcló para corregir defectos. Eso sin mencionar que fue vista desde el principio como hit potencial, y como el primer sencillo de Definitely Maybe

 

Lados B 

 

Respecto a los lados b de “Supersonic“, hay varios dependiendo de la edición. Para la edición del vinilo de 7 pulgadas se incluye la bellísima “Take Me Away“, donde Noel canta por primera vez. Con guitarra acústica en mano y algunos arreglos sencillos de eléctrica al fondo, dejaba el camino abierto para lo que algún sector de la critica denominaba “Noelrock”, y no dejaba espacio para la sorpresa cuando “Don’t Look Back In Anger” se volviera himno de estadio. 

 

En la edición del vinilo de 12 pulgadas se incluye como lado b “I Will Believe“. Mas beatlesca, con un riff de guitarra bien descarado, una letra bastante alegre, y un Liam notable en la voz. Tanto con esta como con “Take Me Away” se ve el pandemonium que rodea a Oasis todo el tiempo: muchos lados b serian el máximo hit de cualquier artista, y ellos pueden darse el lujo de relegarlos a un segundo plano. Difícilmente ha ocurrido eso alguna vez en la historia de la música contemporánea. Para la versión del sencillo en CD se incorporó como lado b la edición en maqueta de “Columbia” (concretamente de la saga White Label Demo, que se dice, les dio su primer contrato profesional con Creation Records). Dicha canción se incluye posteriormente en Definitely Maybe, en su versión final. 

 

Decir que fue un hit instantáneo es poco, tomando en cuenta que estaban relativamente desconectados del montaje britpop. “Supersonic” consiguió llamar bastante la atención del Reino Unido (y hasta de los Estados Unidos) con ese insolente optimismo que parecía darle una cachetada colectiva a toda la humanidad. Las criticas coincidieron en afirmar que tenia sentimiento, fuerza, pasión, descaro, frescura juvenil, y la energía que podía revitalizar a cualquiera luego de un día difícil. Por supuesto, los riffs y letra de Noel junto a la voz de Liam se llevaron todos los aplausos. 

 

En lo que se refiere a las listas, alcanzaron el Top 40 en su país (#31) y, sorpresivamente, alcanzaron el puesto #11 en el Billboard Rock Chart de los Estados Unidos. Asumiendo que no había una campaña de marketing concreta para el país del Norte, es un logro bastante meritorio. Por supuesto, el éxito abre el camino para que luego vean la luz mas sencillos: “Shakermaker“, “Rock N Roll Star“, “Live Forever” y “Cigarretes And Alcohol“. Y por supuesto, para Definitely Maybe. Pero esa es otra historia que se contará en otro momento.  

 

Legado 

 

Oasis es seguramente la banda que tiene tras de si el público y la critica más polarizadas en la historia de la música contemporánea. Copia de The Beatles y The Stone Roses, es como si tocaran “I Am The Walrus” una y otra vez, son unos engreídos, patanes, sobrevalorados, que Blur o Radiohead eran mas arriesgados (no es tan falso) y así por el estilo (nunca pude memorizar todos los insultos que han recibido).  

 

Por el otro lado, encontramos que salvaron vidas, le dieron voz a una generación, redefinieron la música de su tiempo al hacerla tan melódica como contundente, y le dieron propulsión a chorro al britpop para que fuera a tragarse el mundo por los siguientes tres años. Eso sin mencionar que fue fija durante todas sus giras hasta la disolución de la banda en 2009. Y claro, siendo escrita por Noel, sintió que podía reinventarla cuando comenzó a girar como solista. De hecho, “Supersonic” llegó a trascender el britpop. Como prueba de lo anterior, hay una versión de The Pretty Reckless.

 
 

Please follow and like us:

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Ayúdanos a compartir ;)