Clásicos

The Clash: El último cartucho

Mayo 21, 2017

Combat Rock, el último cartucho de The Clash

Por Daniel Ospina
Periodista

 

Un requiem apropiado para una banda inapropiada a los ojos del mundo.

Un álbum que si se le compara con London Calling o el debut homónimo de The Clash no tiene tanta importancia, pero tiene en su interior no solo una gama de experimentación musical digna de sus trabajos anteriores, sino los que son posiblemente sus dos clásicos mas populares: “Rock The Casbah” y “Should I Stay Or Should I Go”. 

 

Contexto 

Producido por la propia agrupación, fue compuesto y grabado en una época de tensiones y conflictos (notese la ironía con el nombre) bastante altas al interior de la banda, al extremo que fue el ultimo álbum del baterista Topper Headon y el guitarrista Mick Jones. El primero fue despedido por su fuerte adicción a las drogas y no hizo la gira respectiva, siendo reemplazado por Terry Chimes, quien fuera el baterista original del grupo. Por su parte, Jones tuvo un choque de egos bastante fuerte con el vocalista Joe Strummer (si bien también se ha creído que su manager pudo contribuir a generar ese conflicto), lo que provocaría su partida luego de concluir la gira. 

 

El disco

Combat Rock ofrece una continuidad de la experimentación de los álbumes anteriores de The Clash, pero se nota un pulso mas guitarrero en sus canciones y una propuesta en lineas generales mas accesible que en sus discos anteriores. Sorprende que aun en doce canciones, se atrevan a mostrar una variedad estilistica tan impresionante. Hay matices tan típicos en ellos de reggae, dub y ska combinados entre si (como “Red Angel Dragnet” que combina reggae y dub) como con estilos tan dispares como el country (“Know Your Rights”), el punk o el post punk (“Car Jamming”, “Inoculated City”), el blues (“Atom Ta”, “Should I Stay Or Should I Go”), el jazz (“Sean Flynn”), la samba (“Ghetto Defendant”), ritmos mas pop o bailables (como “Rock The Casbah” casi totalmente compuesta por Headon que grabo el piano, batería y bajo respectivos), funk (“Overpowered By Funk”), e incluso nuevos estilos para ellos como la World Music (“Straight To Hell”) o la música de salón (“Death Is A Star”). 

Entre las curiosidades del álbum podemos destacar que el numero de serie del mismo era FMLN2, como referencia al Farabundo Marti de Liberación Nacional de El Salvador, guerrilla de izquierda con la cual se identifico el grupo. No fue la única referencia a un grupo guerrillero en sus discos, puesto que el nombre de su disco anterior, Sandinista! provenía del movimiento del mismo nombre en Nicaragua unos años antes. 

 

Recepción 

 

Originalmente el proyecto iba a ser un álbum doble que se llamaría Rat Patrol From Fort Bragg, pero las peleas que surgieron por el enfoque musical de dicho trabajo hicieron que se asumiera un formato mas convencional, cosa que no impidió que llegara al #2 en Reino Unido y al #7 en Estados Unidos, donde alcanzaría certificación de platino. 

 

Legado 

 

Difícil hablar de un legado mas allá del éxito internacional de sus sencillos, pues si bien fue un trabajo que continuaba el eslabón que los alejaba cada vez mas del punk de sus inicios, no se caracterizó por modificar algo puntual en esa dinámica, mas allá de una propuesta un poco mas accesible. Si podemos hablar en cambio de un legado en sus presentaciones, puesto que en el marco de la gira de Combat Rock fue cuando lograron mayor atención mediática con su histórico show en el Shea Stadium ante unas 50.000 personas, concierto que usualmente se considera el punto de quiebre para The Clash, ya que un tiempo después Mick Jones abandona la banda. Así, el álbum es considerado por algunos críticos si no como el mejor, como el último cartucho de talento que les quedaba por disparar.

 

Please follow and like us:

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Ayúdanos a compartir ;)