Artículos, Entrevistas

Escritora de sueños: Martha Liliana Ruiz

Septiembre 16, 2017

 

 

 

Por Andrés Garrido

 

Las reinas son conocidas por ser mujeres superficiales, solo interesadas en el aspecto físico, suelen también ser envidiosas, piensan que sus amigas les quieren quitar la corona o el amante. El rostro de Martha Liliana Ruiz tiene un brillo diferente, sus mejillas poseen un color ruborizado que le dan un aire de ternura e inocencia. A pesar de su etiqueta de ex reina, describirla es mucho más interesante de lo que parece, lo primero que noté en ella es su personalidad arrolladora, amigable y abierta. 

 

En Nova Crónica nunca nos verán haciendo preguntas tipo: “¿Y cómo va el corazón?”, “¿Ya viven juntos?”, “¿Por qué tenías la relación tan secreta”? ¡NUNCA! así que lamento decepcionarlo si esperan preguntas sobre vidas privadas y reinados, aquí solo hacemos peguntas relevantes. Afortunadamente mi nueva entrevistada me dio la oportunidad de expandirnos a fondo en el tema que nos incumbe: La escritura.

 

En la siguiente entrevista con Martha Liliana Ruiz hablamos sobre la creación de obras teatrales, su proceso de escritura, sus proyectos artísticos y su nuevo canal: Petruma (donde también participan Kristina Lilley y la presentadora de Fox SportsLizet Durán). Como dije en la reseña de su obra “Caliente Caliente“, Martha Liliana es más que una ex reina o una actriz en el ocaso. Es una mujer en la cúspide de su carrera profesional, una empresaria y escritora de algunas de las comedias más exitosas de los últimos tiempos en Colombia, tales como: “Las ejecutivas” y la reseñada “Caliente Caliente” (¡Una obra que cumple su segundo aniversario!)

 

Martha Liliana Ruiz es esa clase de entrevistadas (que si te saludan y te miran a la cara) con la que te puedes quedar horas y horas hablando y siempre surgen nuevos temas de conversación. Es una reina de las de verdad, aquella capaz de enfrentarse a las situaciones difíciles con una sonrisa en el rostro. “Vanidosa” y “Mimada” tal vez no son las palabras con las que pueda describirla. Aunque su papel y su vestido rosado en “Caliente Caliente” digan lo contrario, a ella le quedan mucho mejor los términos: “Ambiciosa” y “Perfeccionista”. La actriz tiene claro que es lo que quiere y para conseguirlo siempre tiene un plan.

 

Martha Liliana Ruiz es una mujer luchadora y siempre defiende lo que para ella es correcto, no importa lo absurdo que parezca: ¿Escribir obras de teatro?, ¿Generar trabajo para sus compañeras?, ¿Lanzarse a la política?, ¿Aceptar la entrevista de un escritor al que solo leen los lunáticos?!!! Nada es imposible para la aventurera escritora de teatro, la mujer valiente a la que le gusta imponer las reglas.

 

A pesar de ser una mujer independiente, a ella le gusta sentirse acompañada y parece ser una amiga leal, se le ve todo el tiempo con Kristina Lilley (la diosa teatral favorita del periodista de Nova Crónica), pero no se preocupen, hoy no escribiré montones de líneas evidenciando mi devoción por la hermosa Lilley. Hoy es solo sobre Martha Liliana Ruiz, la reina inteligente, curiosa, soñadora y decidida que rompió con todas las reglas, la que siempre lleva una sonrisa en su rostro angelical y le gusta verle el lado positivo a cualquier situación por trágica que sea. Una mujer que inició su carrera hace más de 30 años en la película “Caín” (¡Yo ni siquiera había nacido!!!), sin embargo, aquí estamos en la cafetería del Teatro Belarte hablando sobre el pasado, el presente y un futuro prometedor.

 

“Vivo de hacer teatro y vivo bien. Yo digo que mi menopausia ha sido muy rentable”. 

 

Síganos en Facebook
Síganos en Instagram
Twitter: No tenemos, los políticos lo arruinaron.

 

Andrés: ¿Cuándo empezó a escribir?

Martha Liliana Ruiz: Empecé escribiendo capítulos de televisión pero no me daban el crédito. En alguna oportunidad trabajé en una comedia con Alfonso Lizarazo, se llamaba “Pide el detalle”,  el libretista un día se quedó colgado y le dije: ¿Me deja escribir? Me dijo: “sí, pero no le puedo dar el crédito”, yo le dije: ¡No importa! Ahí empecé a escribir. Luego en el año 90 hice un curso de producción y realización de televisión donde tuve la oportunidad de trabajar con Carlos José Reyes, después estuve  trabajando con Mauricio Navas en su escuela de escritores y ahí también tomé un curso de escritura. Cuando cumplí 25 años de vida profesional (2008) quería hacer una obra de teatro.

 

A: ¿Por qué obras de teatro? 

MLR: Quería una obra de teatro sobre cosas especificas de mujeres. Me encantan las comedias y empecé a buscar. Tenia muy claro lo que quería tratar, entonces surge: “Las ejecutivas“. Esa fue mi primer obra, una comedia de mujeres y todo lo que sienten. Es una historia de 3 relaciones afectivas de mujeres, ellas tienen un código muy claro sobre los hombres.

Luego escribo una obra ecológica, tenia muchas cosas que decir sobre el cuidado del mar y del planeta. Yo había hecho un ejercicio fallido en la política pero creo que aprendí muchísimo, pude trabajar en la costa, pero no en Cartagena  y sus maravillosas playas… Yo fui a conocer como eran en realidad las comunidades y lo que estaba pasando: la basura en todos lados, el mar contaminado, las condiciones en las que la gente vivía. Yo quería escribir sobre eso y así surge: Maremágnum. La llevamos a la costa, se la presentamos a muchos niños en Colombia, pero un político nuevo dice que no quiere continuar con los proyectos ecológicos, entonces la obra quedó guardada en un cajón. Por fortuna, fue rescatada y actualmente se encuentra en el Teatro la Casa de Crisanto en Medellín con un elenco diferente al que teníamos en Bogotá.

 

A: ¿Cómo surge “Caliente Caliente”? 

MLR: Surge de una reunión que tuve con Kirstina Lilley y Ana Cristina Botero. En una caminata nos encontramos y la queja de todas era la misma: “No puede ser que cuando profesionalmente estamos en nuestro mejor momento empiezan a descartarnos”. Si necesitan a una abuela entonces llaman a alguien que tiene 35 años, le pintan canas, le hacen patas de gallinas y la ponen de abuela, siendo que hay mujeres que podemos representarlas. Entonces les dije: ¿Por qué no representamos nuestra propia obra?

Empecé a escribirla y se la llevamos a Juan Ricardo Gómez (lea la entrevista con el director), él nos dijo: “Pónganle música, quiero que canten y bailen”. Del grupo la única bailarina es Kristina Lilley (lea la entrevista) y la única que canta es Maru Yamayusa, entonces nos tocó hacer nuestro mejor esfuerzo para desafinar con personalidad; así surge “Caliente Caliente: el show de las menopausicas”. La obra trata sobre nuestras vivencias, lo que hablamos y sentimos las mujeres. Ya cumplimos dos años y llevamos 230 funciones.

 

 

A: Llevan mucho tiempo presentando “Caliente Caliente”.  ¿Se cansan de interpretar tantas veces la misma obra?

MLR: Cada función es una nueva, uno a veces dice cosas, salen cosas… Siempre existe la posibilidad de sorprendernos. Cada público es diferente, uno espera que el público reaccione en alguna parte pero a veces reacciona en otra, todo eso nos da pie para jugar. 

 

LEA TAMBIÉN LA CRÓNICA DE “CALIENTE CALIENTE”

 

A: ¿Cómo es su proceso de escritura?

MLR: En mi casa tengo un espacio donde quisiera dedicarme a escribir 8 horas diarias. Lamentablemente o por fortuna, tengo una empresa que produce teatro y mueve espectáculos, pronto lanzamos un canal web con 4 programas, entonces no he podido dedicarle todo el tiempo que quisiera. Espero que el año entrante pueda tener el tiempo necesario para escribir la segunda parte de “Caliente Caliente” y poder sacar adelante otros proyectos.

Tengo algunas obras pensadas, una ecológica que habla sobre el cuidado de los bosques y una comedia que se llama “Traseros”. Me apasiona escribir novelas para televisión. Tuve conversaciones adelantadas con TV Azteca pero por la religiosidad mexicana tuvimos que parar el proyecto, ellos no se habían dado cuenta que el protagonista de mi novela era un sacerdote. Me dijeron “cámbiale de profesión…”, pero entonces cambiaría la novela. Me encanta escribir, crear cosas, eso me hace muy feliz. 

 

A: ¿Qué tanto sobre usted es revelado en las obras? 

MLR: Cuando escribo digo cosas que quisiera decir pero me escudo en la obra. Cuando iba a estrenar “Caliente Caliente“, pensé: “Espero que no vayan mis amigos, van a saber que todo lo que escribí es lo que quería decir”. Los que fueron dijeron: “Se salió con la suya, pudo mandarnos la cachetada con suavidad”.  Cuando las cosas lo dicen otros personajes es menos complejo. El primer borrador de “Caliente Caliente” era un monólogo, se llamaba “Dios salve a la reina“. Yo me enfermaba cada vez que me contrataban para hacerlo porque era enfrentarme sola al público. Decidí cambiarlo porque no se trata de que yo me enferme cada vez que lo presente.

 

A: ¿Cómo surgen las ideas para las obras?

MLR: Todos son sueños. La gente me dice “¡Qué buenas ideas!” La verdad no son mías, me llegan desde arriba… Dios me inspira, me despierta y me dice: Tienes que hacer una llamada y las cosas de tal forma… Así llegan las obras, así llegó una que se llama “Heroínas de la victoria“, es la historia de Colombia contada por las mujeres que entregaron su vida por la libertad. Tuvimos buena suerte ya que el ejercito nos apoyó. El año pasado estuvimos trabajando con Kristina Lilley, Ana Cristina y Maria Cecilia Botero, Maru Yamayusa, Marcela Rojas.  

 

 

A: ¿Cómo captura sus sueños en papel?

MLR: Tengo una libreta, a veces también le digo a mi pareja: “Por favor acuérdate de esto que es importante” o “mañana tengo que contactar a tal persona”. Creo que es como inspiración, Dios no me desampara y me dice: “Haga las cosas y mientras me haga caso funcionan”. 

 

A: ¿Por qué en sus obras siempre son protagonistas las mujeres? ¿Hay algún tipo de mensaje sobre la unión femenina? 

MLR: No, (risas) “Heroínas” tenía hombres y en “Traseros” también, lo que pasa es que a veces no es tan fácil trabajar con hombres… El elenco de “Traseros” lo hemos tenido listo pero siempre pasa algo con el personaje masculino, creo que no ha llegado el que es…

 

 

A: ¿Cuánto tiempo dura el proceso de escritura de una obra de teatro?

MLR: No paro hasta que termino, a veces me puedo demorar recluida 3 semanas. Cuando digo “recluida” es que siento que a las 3am me están jalando las patas para decirme: “Camine niña que estamos en la mejor hora para trabajar”. Entre las 3am y las 7am es la hora más creativa para mí. Cuando no tengo teatro me acuesto muy temprano, entonces no es que duerma muy poco, duermo mucho… Necesito estar concentrada, a las 3am nadie me dice nada, es una hora muy linda y productiva. La obra cambia mucho antes de imprimirse y normalmente evoluciona en escena, uno dice voy a decir esto o voy a cambiar aquello.

 

A: ¿Por qué siempre la comedia?

MLR: Creo que la única forma de sacar adelante los problemas es la comedia, si uno le pone humor a una situación trágica la puede sacar adelante. Creo que la vida ya es lo suficientemente dramática para uno venir al teatro a ver más drama. “Las ejecutivas” es un drama manejado con muchísimo humor. La comedia trata de sacarle el humor negro a las cosas que uno hace. 

 

 

A: ¿Le interesa escribir una novela? (literatura)

MLR: Cuando uno trabaja en televisión todo lo que hace es para plasmarlo en imágenes, no tanto para leer, pero no descarto esa posibilidad. La telenovela la tengo armada pero me falta, eso es lo que estábamos trabajando con TV Azteca. Antes de sacar una novela (literatura) prefiero sacar un libro de cocina, eso me apasiona mucho. 

 

A: ¿Prefiere actuar o escribir?

MLR: Yo creo que escribir y jugar con la imaginación, finalmente toda la vida he sido artista, amo actuar pero me apasiona escribir. Siempre he escrito, escribía notas. Cuando la vida me dio la oportunidad de escribir, lo hice y creo que lo he hecho bien. “Las ejecutivas” es una obra que tiene más de 350 funciones, “Caliente Caliente” lleva 250…  Si las obras fueran malas la gente no iría a verlas. Yo quisiera morirme escribiendo, me gustaría que mis hijos y mis nietos dijeran: esto lo escribió mi mamá, mi abuela. La imaginación es algo que me hace sentir viva. 

 

A: Es sabido que las reinas nunca son tomadas en serio como actrices.  

MLR: Siempre me ha tocado tratar de borrar la imagen de reina. Cuando yo llegué a la televisión me tenían de adorno, era algo así como: “Si necesitan una niña bonita llamen a Martha Liliana“. Me decían: “Quédese ahí sentadita y no hable mucho”. Primero tuve que demostrar que si era actriz, después me tocó trabajar “clandestinamente” para lanzarme y decir ¡La obra es mía! Por fortuna, cuando voy a Medellín la gente dice: La obra es de Martha Liliana, hay que ir a verla porque es cómica. Para mí es un honor que me identifiquen también como escritora. Tristemente todavía me dicen: ahí, la reina… Siempre me ha tocado desdibujar mi trabajo anterior. 

 

A: ¿Cómo se preparó para ser actriz?

MLR: Yo salí del reinado y me llegó la oferta de hacer la película “Caín” pero yo no era actriz. Me encanta actuar y había actuado en el colegio pero eso es diferente a meterse en la pantalla grande. Hacer el personaje fue difícil pero salió. Yo era consciente que me faltaba mucho. “Caín” se lanza en el Festival de cine de Cartagena, en ese momento conozco a Boris Roth, él me dice:  “Vi su película, no me gustó como actuó pero creo que usted tiene talento, si usted quiere venga a estudiar conmigo”.  Le dije: “¿Cuánto me va cobrar? y él me dice:  “Yo no le voy a cobrar, la voy a formar y trabaja conmigo hasta el día que usted me incumpla”. Yo todos los días estaba a las 8am en la casa de Boris. No tengo como agradecerle por todo lo que él me ensenó. Luego ya sobre la marcha me fui formando y aprendiendo de todos mis compañeros. Creo que tengo una carrera larga y muy linda. 

 

A: ¿Cuál ha sido su rol más satisfactorio?

MLR: Curiosamente fue uno de los personajes que menos vio la gente, era una serie que se llamaba “La mirada de Sara“, dirigida por Mauricio Navas. Fue un reto, en ese momento yo tenia como 45 años y tenía que interpretar a una mujer de 60.  Tuve que cortarme el pelo y pintármelo de blanco. Creo que fue una linda experiencia con un resultado maravilloso. Otro personaje que quiero mucho fue el que hice en “Señora Isabel“, era la amante del marido de Isabel. Era una amante diferente a las demás… La amante normalmente es “Oh, voy a pasar por encima de todos y a quitarle el marido”. El personaje era una mujer que se había enamorado del hombre equivocado… 

 

“La belleza venezolana Rebecca llega a las imperdonables calles de Bogotá. Una cruda historia sobre brujería, sexo, glamour, rock n’ roll y ultraviolencia al “peor” estilo de Kubrick”. 

Adquiera “La balada de la ciudad” en e-book papel  y ayúdanos a a llevar el libro de culto bogotano al Teatro. O suscríbete a Nova Crónica y podrás participar del sorteo de 10 libros.  

 

A: ¿Qué consejo le puede dar a los jóvenes dramaturgos? 

MLR: ¡Qué se la jueguen! Yo muchas muchas veces escribí desde el anonimato. La gente me decía: “Siendo actriz no vas a tener credibilidad como escritora”. ¡No importa! Se trata de persistir, insistir y jugársela. Finalmente llega el momento en que suena la flauta.

 

A: ¿Qué tan difícil es hacer teatro en Colombia?

MLR: Yo fui alumna de Fanny Mickey y empecé a trabajar como productora de teatro. Hicimos “Taxi” y ella me decía: “Contigo puedo hablar y hacer negocios, encárgate de manejarme a los artistas”. En determinado momento el elenco al que yo representaba se asoció con el Teatro Nacional. ¡Eso me encantó! Quería producir mis obras para no esperar a que me llamaran a trabajar, de esa forma también podía llamar a trabajar a otra gente. Eso fue hace mucho tiempo, como en el 92… Hay épocas en que la gente me dice: “Usted dejo de actuar”. ¡No! estoy haciendo teatro, vivo de hacer teatro y vivo bien. Yo digo que mi menopausia ha sido muy rentable (risas). Yo amo hacer teatro, adoro la televisión, veo las cosas que hago y quisiera que me llamaran, pero si la condición es dejar de hacer teatro entonces no lo hago… Mucha gente depende de eso.  

 

LEA TAMBIÉN “BELLEZA GLACIAL: KRISTINA LILEY”

 

A: ¿Qué planes tiene para el futuro?

MLR: Finalmente uno tiene que hacer lo que uno quiera.  Hace poco pensé: ¿Qué es lo que realmente quiero hacer con mi vida y mi carrera? Añoraba muchísimo una época maravillosa donde tuve un programa de cocina, quería volver a cocinar en televisión y ahí surge la idea de hacer un programa. No es como el canal de un “youtuber”, quiero hacer un canal con estilo y que sea una cosa impecable.

Cuando ya tenía el nombre: “Barriga llena, corazón saludable“, surgieron mis colaboradores cercanos como Kristina Lilley que dice, “Como quisiera tener un programa de mascotas…”, le dije: Usted se va a encargar de hacer:”Mis amigos peludos“. Por otra parte, mi hermana que siempre ha trabajado con manualidades va a hacer un programa que se llama “De tus manos“. Y Lizet Durán, (la presentadora de Fox Sports), quiere mostrar el lado humano de los deportistas, entonces ella va a hacer un programa que se llama “Entre tanto“.

Vamos a lanzar los 4 programas en el canal que se llama petruma.com  La ventaja que tiene Petruma es que la gente que tenga una idea y no ha podido concertarla pueda hacerlo. Ya tenemos los equipos, la página, vamos a promocionarla, esperamos tener mucho respaldo para que se vuelva algo que pueda ser rentable.      

 

Suscríbete a Nova Crónica

Suscríbete a Nova Crónica y podrás participar del sorteo de libros de La balada de la ciudad.

Please follow and like us:

Comments

comments

You Might Also Like

Ayúdanos a compartir ;)