Crónicas

Una experiencia mágica: U2 en Colombia

Octubre 17, 2017

 

Por Jorge González

 

 

Solo puedo decir “Gracias U2” por la música, el sonido, la experiencia que me hiciste vivir. Fue un hechizo que se esparció entre los que asistimos a ese mágico evento. ¡Hasta siempre U2!

 

Síganos en Facebook

Sígamos en Instagram

 

U2 es una de las bandas que más admiro y disfruto junto a The Rolling Stones. Esta pasión empezó en el año 2001 cuando por primera vez escuché una canción suya. Esa canción fue Elevation del álbum All that you cant leave behind. Aunque me gustaba mucho, esa canción no tenía la dimensión de lo que era U2. No fue hasta que escuché la canción Walk On del mismo álbum la cual hizo que esta fuera mi banda. 

 

Con el tiempo mientras más escuchaba sus canciones mi admiración y fanatismo crecían sin cesar. Me fascinó saber que Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen habían crecido en una Irlanda donde la vida era complicada, una Irlanda a la sombra del todo poderoso Reino Unido al cual veían como la metrópoli imperialista. De esa Irlanda que ha dado al mundo escritores de la talla de Oscar Wilde, George Bernard Shaw, James Joyce. Desde el siglo XIX el país fue víctima de una hambruna causada por una plaga de gusanos que causo que los cultivos de papa se perdieran ocasionando que sus habitantes tuviesen que emigrar en gran cantidad a los Estados Unidos en búsqueda de nuevas oportunidades y un futuro mejor.

 

En esa Irlanda nació y dieron sus primeros sus pasos hasta convertirse en una banda de clase mundial. Esta agrupación que era capaz de romper records de asistencias en sus giras mundiales y que sus canciones se convirtieran en himnos para cada momento e instantes de la vida. Había leído y escuchado tanto a esta banda que para mí verlos en un concierto era más un sueño que nunca se haría realidad. Me conformaba con ver vídeos en YouTube; en una ocasión compré un DVD de un concierto que realizaron en Buenos Aires Argentina en el estadio de River Plate en la gira Vértigo tour del año 2006, el cual escuchaba constantemente.

 

LEA TAMBIÉN: U2, LA ETERNA VIGENCIA 

 

Se rumoraba con la llegada de U2 a Colombia, pero nunca se llegaba a algo concreto. Hasta que a principios de este año se confirmó que la banda realizaría un concierto en Colombia en el marco de la gira The Joshua Tree tour la cual realizaban con el fin de conmemorar que hace treinta años lanzaban al mercado el álbum con el cual U2 se convertía en un fenómeno global y alcazaba el estatus de superbanda.

 

Al fondo el árbol de Joshua

 

Al saber que venían fue a comprar la boleta con mucha emoción. Luego de un larga espera el sábado 7 de octubre se cumplió el día que tanto había esperado. Llegué a las cuatro de la tarde al estadio Nemesio Camacho El Campín para ver el concierto. Creía que iba a ser un concierto más. Estaba esperando pacientemente en el sector oriental del estadio. Cuando ingresé vi la imponente pantalla que tenía demarcado el árbol The Joshua. Esta pantalla es la más grande que se ha utilizado en un concierto en la historia desde que se empezaran a usar los estadios para eventos musicales. Alrededor de 1500 personas trabajaron en el montaje del escenario. La espera estaba muy tensa; la gente ingresaba poco a poco en el estadio.

 

LEA TAMBIÉN: NOEL GALLAGHER EN BOGOTÁ

 

Hasta que a las siete abrió el concierto de Noel Gallagher quien es el músico británico más importante en los últimos veinte años, fundador y compositor de los temas más importantes de la banda Oasis. Inicio su presentación con la canción Shoot A Hole Into The Sun; saludó con un “Hola Bogotá” haciendo que el público se emocionase. Cantó clásicos de Oasis como Champagne supernova, Little by Little, Wonderwall y finalizó con su mítica Don’t look back in anger. Noel se lució, demostró porque es un artista de talla mundial y es una voz más que autorizada en la industria musical. El coro del público “Noel, Noel, Noel” terminó con su presentación.

 

Luego de una hora de receso, la espera terminó. Primero ingresó el baterista Larry Mullen, segundo el bajista Adam Clayton, luego el guitarrista The Edge y por ultimo Bono. La primera canción que interpretaron fue Sunday bloody Sunday. Desde los primeros acordes el público entró en éxtasis. Qué manera de comenzar un concierto. Luego interpretaron Bad que estuvo acompañada del estribillo Heroes de la canción de David Bowie. Siguieron con Pride in the name of love. Bono aquí intervino diciendo “Nos tomamos un largo tiempo en venir. Pero los estábamos observando hace rato. El mundo entero los lleva observando un tiempo por su música, sus ritmos, sus letras. Esta noche queremos tener un gran recuerdo de rock and roll”.

 

Luego la pantalla se tiño se rojo para dar paso a Where the streets have no name todo un himno a la unión de los pueblos y un llamado a derribar los muros que aún nos dividen. Luego estuvo la seguidilla de canciones del album The Joshua Tree como I still havent found want i looking found, Whit or whitout you, Bullet the blue sky. Es tal la importancia del The Joshua Tree que estas canciones las ha cantado U2 en sus giras posteriores sin excepción. Es tan variado el selt list de la banda que se pueden dar el lujo de excluir muy buenas canciones, pero estas tres no son excluidas. Siguiendo con el The Joshua Tree interpretaron la canción in god’s country las cual habla de la ilusión y la esperanza que despertaba los Estados Unidos en los inmigrantes irlandeses que llegaban a este país en búsqueda de un futuro mejor. Exit una canción que no interpretaban hace treinta años tuvo una interpretación con una fuerza e imagen muy impactante.

 

Beautiful day, Elevation y Vertigo hicieron vibrar el Campín. Finalizando con One y el mensaje de paz de Bono “La paz no borrará todos los actos y violencia pasados, pero evitará todos los futuros”. Al finalizar sentí que no asistí a un concierto. No. Asistí a la mejor experiencia en mi vida. Desde la primera hasta la última canción las canté. Sentí que volaba  sobre el Campín. Fue un cumulo de sentimientos y sensaciones que solo U2 puede lograr. La voz de Bono es extraordinaria. Pasa de una nota baja a un alta en cuestión de segundos, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen son músicos prodigiosos, capaces con sus instrumentos de hacerte vivir una experiencia multisensorial, de hacer que la banda pase a segundo plano y que la música sea la protagonista. Solo puedo decir “Gracias U2” por tu música, tu sonido, la experiencia que me hiciste vivir. Fue un hechizo que se esparció entre los que asistimos a ese mágico evento. ¡Hasta siempre U2!

 

LEA TAMBIÉN: LA HISTORIA DEL LIBRO MALDITO DE BOGOTÁ

“La belleza venezolana Rebecca llega a las imperdonables calles de Bogotá. Una cruda historia sobre brujería, sexo, glamour, rock n’ roll y ultraviolencia al “peor” estilo de Kubrick”. 

Adquiere “La balada de la ciudad” en e-book papel  y ayúdanos a llevar el libro de culto bogotano al Teatro. O suscríbete a Nova Crónica y podrás participar del sorteo de 10 libros.  

Suscríbete a Nova Crónica

Suscríbete a Nova Crónica y podrás participar del sorteo de libros de La balada de la ciudad.

Please follow and like us:

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Ayúdanos a compartir ;)