Artículos

LA BALADA “ROCK” DE LA CIUDAD IV

Junio 6, 2017

Síganos en Facebook

LA BALADA “ROCK” DE LA CIUDAD: PARTE IV
Por Andrés Garrido
Autor de la novela La balada de la ciudad
Parte IV: Personajes

 

 

 

 

No quería convertir al personaje femenino en un estereotipo de prostituta analfabeta, ella debía tener un pensamiento propio y ser tan importante como el personaje masculino.

 

La novela cobró vida propia por medio de Rebecca, era su historia, y ella se apoderó del protagonismo. Le di vida a su voz por medio de las horas de audio, de las entrevistas y de las conversaciones. Todo ese material lo trasladé a los monólogos, buscando la naturalidad. Era un personaje muy interesante, con muchas opiniones respecto al país, la ciudad y el mundo.

 

Esa circunstancia permitió trazar un contraste de opiniones y distintos puntos de vista, que diferían con respecto a las del protagonista masculino y a las de los personajes secundarios. De esta forma la entrevista contribuye a darle realismo el texto, como lo explica la periodista Alicia Rueda-Acedo en el libro: “Miradas transatlánticas: El periodismo literario de Elena Poniatowska y Rosa Montero“.

 

“La entrevista es, sin lugar a dudas, junto a la crónica y el reportaje, el género periodístico cuyos vínculos se estrechan más con el testimonio. Ahora bien, hay una característica esencial que diferencia a la entrevista tanto de la crónica como del reportaje y la novela testimoniales: el hecho de que la voz del entrevistado no pertenece a un subalterno”.

 

Me interesaba que Rebecca mostrara su punto de vista respecto a la ciudad. Sin embargo que fuera un personaje sensible favoreció a la historia, que fuera una mujer de la cual cualquiera y sin importar su oficio pudiera enamorarse. A medida que su personaje crecía, el libro se convertía más en una experiencia emocional. El personaje estaba liberándose de su dolor y su amor le ayudaba a dejar atrás su pasado, a sanar para seguir adelante.

 

Fui sintiendo mucha empatía por el personaje de Rebecca, esa era una gran motivación. Quería ver cómo terminaba su historia, porque era su vida la que me iba dictando qué escribir. Fui muy paciente porque no tenía idea de cómo iba a terminar, pero sabía que en algún momento la vida misma me diría cuando dejar de escribir. En este proceso me identifico plenamente con las palabras de William Faulkner:

 

“Una novela es la vida secreta de un escritor, el oscuro hermano gemelo de un hombre. La palabra es agua y cada historia, el río que las lleva. El escritor sigue la corriente o va contra la corriente”

 

                               Quiero leer la novela completa en e-book. Click aquí

La balada de la ciudad
Disponible en Amazon.

  

Necesitaba que los personajes fueran creíbles, pero no quería convertir al personaje femenino en un estereotipo de prostituta analfabeta, ella debía tener un pensamiento propio y ser tan importante como el personaje masculino. Necesitaba analizar las situaciones, pero también tenía sus limitaciones, por eso fui muy cuidadoso a la hora de escoger el material que consideré más relevante. Así lo explican Juan Cantavella & José Serrano en el libro: Redacción para periodistas.

 

“Hay aspectos que son propios, inherentes a la actividad informativa en sí misma, al modo de realizarse para obtener la información y a las técnicas de elaboración para que respondan al interés del público. Estos modos y técnicas, que se refieren a la presentación, selección, redacción y valoración de la información, son el producto de un largo proceso de adaptación del ejercicio del periodismo a su función o, mejor dicho, a la diversidad de expectativas sociales sobre cómo ha de informarse y sobre la importante y comprometida distinción entre información y opinión”.

 

Las escenas de violencia contra las mujeres constituyeron para mí un problema, me preguntaba si eran necesarias, pero concluí que eran fundamentales. El sexo y la violencia eran parte integral de la historia de una prostituta, y de una pareja joven en una ciudad, frente a una sociedad en la que no encajan y de la que no quieren formar parte. Comprendí que los personajes no se podían cambiar ni esconderse. Iba a ser la historia de un joven solitario y una venezolana exiliada por la violencia, que llegaba a Bogotá, la capital de Colombia. Esa era mi ciudad y el mundo que yo conocía mejor, del que podía escribir con honestidad.

 

Durante meses pulí el documento inicial y me deshice de muchas páginas. En la edición me vi obligado a reescribir algunos aspectos que no estaban funcionando. Tuve que lidiar con las razones por las que quería escribir este libro, los conflictos que viví en aquel momento, y mezclarlos con lo que vivía en la actualidad, para después, de forma técnica, darle una estructura y reconstruirlo como algo que alguien quisiera leer.

 

Para hacer a los personajes únicos tuve que profundizar mucho en ellos, y fue necesario ser honesto respecto a sus inseguridades, sus miedos, sus fracasos y su dolor. Todo esto, sumado a la cantidad de referencias culturales, el contexto de la ciudad en la que viven, la forma en la que cuentan su historia y la banda sonora hacen de la novela una propuesta interesante. Así lo expresa Isabel Cañelles en el libro La construcción del personaje literario: Un camino de ida y vuelta.

 

“Cuando el artista se decide por la novela -o la novela se decide por él- como medio de comunicación, expresión y búsqueda, está emprendiendo el camino que lo llevará a la comprensión de sus propios personajes: quiere saber sus inclinaciones, los motivos que les llevan a actuar como lo hacen, sus procesos mentales”.

 

En última instancia, La balada de la ciudad parte de un tema que consideré de sumo interés y que lo desarrollé a partir de un material basado en la realidad. Construí una trama consistente, que alcanzó su punto climático y su correspondiente resolución. Una trama urdida principalmente por dos narradores personajes que nos muestran su grandeza y su miseria y proyectan en ellos el gran protagonismo que adquiere en la novela el espacio urbano.

 

Lea también: La balada “rock” de la ciudad I
Lea también: La balada “rock” de la ciudad II
Lea también: La balada “rock” de la ciudad III

 

Please follow and like us:

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Ayúdanos a compartir ;)