Artículos, Entrevistas

Noise Rock: Opaal

julio 27, 2018

Hablamos con Opaal, una de las bandas más interesantes de la ciudad de Bogotá. Dos de sus miembros: Pedro Ramírez y Jerónimo Velásquez, nos dieron una idea clara de la propuesta musical e ideológica de la banda, también nos contaron sobre la grabación de su álbum “KRAKATOA“.

Opaal cuenta con un sonido que en instantes recuerda mucho a artistas como Glenn Branca o Sonic Youth. Algunas de las canciones de esta banda bogotana son bastante atmosféricas y llenas de sonidos disonantes. Sin duda, una de las propuestas más originales que hemos escuchado últimamente. En la entrevista hubo tiempo para reflexionar sobre varios temas: comunicación, fuentes de inspiración, piedras preciosas, punk y la ciudad de Bogotá

Lo mejor de Bogotá para mí son las montañas ocultadas a medias por la bruma. Lo peor las horas de vida pérdidas en el tráfico”.

 

Síganos en Facebook

 

Nova Crónica: ¿Cómo es el proceso de la composición de la música?

PR: Utilizamos dos procesos mentales diferentes para hacer nuestras canciones. Uno de ellos se centra en la comunicación y participación colectiva de ideas. En este modo las melodías y el flujo de la canción surge naturalmente pues cada uno de nosotros aporta un poco de su bagaje musical. Para nutrir este método usualmente hacemos jornadas de escucha donde compartimos referentes. El otro método es completamente racional. Generalmente Jero y yo nos sentamos a pensar canciones en abstracto, es decir, desintegrando los factores que construyen las canciones. Nos preocupamos por cuestiones como densidad y levedad, repetición o aleatoriedad, desorden u orden. Una vez tenemos una dirección hacemos pruebas en software y finalmente acoplamos en la sala de ensayo.

 

N: ¿Qué equipos utilizan?

PR: En vivo utilizo diferentes pedales de distorsión, varios delays y reverberación. También utilizo un viejo iPhone el cual programé para utilizarlo como sampler y lo manejo con un controlador MIDI en el suelo. En estudio uso síntesis digital y análoga.

JV: En mi caso uso en este momento 2 pedales, Pro co Rat que es el color general de mi guitarra en Opaal y un Delay echo Dream. Darcy y Rafa en las baterías.

 

N: ¿Cómo definirían su sonido?

PR: Noise Rock.

JV: Sí, Noise Rock.

 

 

N: ¿Quieren transmitir algún mensaje con su música?

JV: Durante mucho tiempo la música ha estado al servicio de un tipo de comunicación y de la cultura de la gran “obra maestra” que proponen algunos medios, eso paradójicamente genera problemas con la reflexión de la escritura en la música y cualquier intención de transmitir un mensaje, no solo para el que produce, sino para el que lo recibe. Cuando se acostumbra a siempre tener una forma en la que se comunica, las personas encuentran muy extraño una nueva experiencia como la que puede suceder en el free jazz o el noise, que además son géneros jóvenes y no tiene un referente cultural claro para un país como el nuestro. Pero existen muchas formas de comunicación que no solo se proponen en la música sino en otras áreas como el cine, la literatura, la culinaria, etc si lo puede ver así creo que algo que tratamos de transmitir es que intentamos darnos forma desde la experiencia que tenemos, en nuestro caso hay algo fuerte en relación a la propuesta gráfica y no menos importante que componer los sonidos, por el contrario un elemento más que sumamos para poder comunicar.

Cuando se trata de buscar qué está pasando con la música ahora, uno se encuentra con muchos nuevos proyectos con mensajes muy claros y obvios, es decir hay muchos proyectos que quieren decir lo mismo de la misma forma. De Pronto para no caer en esto a sido importante entender nuestro contexto, somos una banda de noise latinoamericana y dentro de ese contexto Colombiana, y es importante revisar qué pasó antes, que otros proyectos han existido para poder entender lo que está pasando ahora, pero también para poder revisar las diferentes formas en las que se comunica y se entrelazan propuestas, no es lo mismo una propuesta como la de Ricardo Arias con su instrumento de bombas a lo que propone una banda orquesta como Mula, así para alguien suene a un mismo ruidajo.

Cualquier tipo de publicación debe tener un proceso continuo y muy atento para poder generar una resonancia en quien la escucha y poder proponer distintas formas en las que se lleva un mensaje, no solo centrarse en una búsqueda de likes sin fin. Cada una de nuestros temas y discos están cargados de mensajes no siempre muy claros o evidentes pero definitivamente hay mensajes, considerando en algún momento el hacer algo que no comunique nada, pero estoy seguro que no menos importante que el mensaje son todas esas otras formas que usamos como elementos para comunicar.

 

 

N: ¿Cómo escogieron el nombre de la banda?

PR: Un día en un carro frente a la casa de Darcy, después de un ensayo a la 1:30 de la mañana. Buscamos una lista de piedras preciosas y escogimos el Ópalo pues nos pareció muy linda. Opaal fue para evitar homónimos.

 

N: ¿Qué fue lo mejor y lo más difícil del proceso de grabación de Krakatoa?

PR: Lo mejor del proceso de grabación fue lo espontáneo. La mayoría de canciones salieron en una sola toma, en bloque, en nuestra sala favorita de ensayo en la antigua sede de Rat Trap. Lo más difícil fue la espera. El proyecto estuvo en Stand-by casi un año pues estuve afuera del país un tiempo.

JV: Empezar un proyecto siempre tiene cosas emocionantes, pero, cuando comenzamos con Pedro y Darcy a componer no teníamos ni idea de cómo podía terminar todo lo que estábamos haciendo, ni qué podíamos hacer, aun hoy nos pasa, pero eso fue una de las mejores cosas, nos permitimos tomar decisiones libres en todo y tener en cuenta nuestra experiencia para darle forma a Opaal no solo en su sonido sino en los textos, en la forma en la que queríamos editar, grabar, producir las imágenes. Lo malo es que cuando se trabaja con este tipo de procesos en donde no se tiene un plan claro que se ejecuta con resultados, pasa que se tiende uno a perder, a dar vueltas dentro del proceso de creación, y toca esperar a decantar ideas, hay que tener mucha paciencia y entender que se está construyendo en colectivo y eso quiere decir que hay personas que se aburren, que un día están felices pero otro no y que claro todo esto afecta a cómo uno compone, pero también se puede aprovechar, y creo que eso paso en Krakatoa que fue bueno, y fue que pudimos aprovechar muchas cosas que teníamos.

 

N: ¿Cuáles son sus canciones favoritas de la banda? 

PR: Mi favorita es R y las dos últimas: la segunda K y !. Son las más puras y arriesgadas. El momento entre K y ! Fue un accidente feliz durante la mezcla, por eso me gusta.

 

N: ¿De dónde surge la inspiración para su música?

PR: Me gustan los cómics de Abraham Diaz y las películas de David Cronenberg. Me inspiran mucho las esculturas de Sterling Ruby y Takuro Kuwata. La música de Tony Conrad, Lungfish, The Ex, Kevin Drumm, Daughters entre otras.

JV: Muchos de mis referentes están en el teatro y el performance, los trabajos de Bruce Nauman, Vito Acconci, la puesta en escena de los trabajos de Mapa Teatro, pero también los trabajos de Barbara Kruger, Helio Oiticica. La música llanera, Glenn Branca, El Scratch en el rap, Luzmila Carpio. Para ‘Nadie es Profeta…’ revise mucho el trabajo de David Consuegra y Grant Achatz con lo que hace en su restaurante Alinea.

 

 

N: “NADIE ES PROFETA EN SU TIERRA / TODOS SON FARSANTES AFUERA”: Aparte de lo directos de los títulos: ¿Qué existe detrás de la creación de estas composiciones?

PR: Nuestras canciones son combinaciones de riffs que a su vez son combinaciones de acordes. Estos son combinaciones de notas que a la final resultan siendo simplemente frecuencias. Se podría decir que solo trabajamos organizando diferentes unidades de energía para hacer nuestras canciones. Generalmente no hay mucho sentimiento detrás de este proceso.

JV: En el caso de Nadie es Profeta el proyecto era poder proponer una forma de producir material físico de este EP. Todo comienza por una invitación de Mateus Acioli de livros fantasma una editorial en Sao Paulo para sacar algo nuestro, Pedro y yo tenemos una editorial, pensamos que podía ser potente poder construir un proyecto desde ese lugar como editores de libros, hay muchas cosas detrás de este proyecto, pero hay una que me gusta mucho, con Pedro hablamos de como podíamos utilizar el papel del impresor y esa experiencia con el entintado y el sello en la elaboración del sonido, y al contrario proponer desde nuestra experiencia con el sonido propuestas para la elaboración de la impresión y la imagen con Mateus, para mí fue de mucha alegría darme cuenta al final que un disco como un vinilo o un late es un grabado que pasa por un proceso de duplicado muy similar a muchos procesos de impresión gráfica y que los círculos tallados no dejan de ser imágenes.

Otra cosa es el periódico que acompaña el disco, con Mateus llegamos a la conclusión de que el periódico es una forma muy fuerte en la que se ha comunicado en Latinoamérica, seguro en el mundo, pero quisimos verlo desde Latinoamérica, periódicos a favor, en contra, revolucionarios, de deportes, falsos, verdaderos, etc. el periódico es una industria con muchas historias y muchas veces ha sido un factor decisivo en acontecimientos importantes para cada país, tomamos el periódico como elemento importante en todo esto. pero bueno como ya le había dicho nuestros proyectos están cargados de muchos elementos, y detrás de este proyecto hay muchas cosas. pero nunca tuvimos intención de que todos los elementos se fueran entendidos ni que fueran claros.

 

 

N: ¿Qué es lo mejor y lo peor de su ciudad?

PR: Lo mejor de Bogotá para mí son las montañas ocultadas a medias por la bruma. Lo peor las horas de vida pérdidas en el tráfico.

JV: Creo que ya habíamos hablado de esto con Pedro, si las montañas lo mejor. A mí me molesta la desigualdad violenta que hay.

 

N: ¿Existe alguna forma en que la música puede ayudar a mejorar las problemáticas de su ciudad / país?

PR: Cada ser humano necesita y merece tiempo de esparcimiento como también necesidades básicas de auto superación. Emprender un proyecto artístico como este puede ofrecer a los interesados alternativas para disfrutar sus momentos fuera del agobio del trabajo. También me gusta pensar que abrimos camino a la curiosidad de nuestros oyentes. Uno de los más grandes honores que se puede recibir como creador es motivar que los otros a su vez creen.

JV: El problema es que hay que ampliar la forma en la que se ven y se escuchan las propuestas que hay en la música, ampliar los proyectos; un banda o un proyecto que trabaje con sonido o música nunca está limitado a que su proyecto solo sea generar el sonido y cómo componerlo, lo interesante para mí en este momento es que se pueden hacer todo tipo de propuestas que vengan de diferentes áreas pero que trabajen en proyectos en la música. Seguramente no siempre tendrán escuchas pero estos trabajos le están dando forma a nuevas propuestas y miradas que, a su vez dan forma a la cultura dentro de cada ciudad, seria chévere poder encontrarse con una propuesta musical que venga del terreno de la arquitectura, que uno pueda decir claro esto solo podría ser propuesto por alguien con un sentido de la arquitectura y afín con cierto tipo de construcciones. Si las todas las personas que participan de estos proyectos ven lo importante que es esto para la formación de una sociedad, es muy sencillo en nuestro caso considerar Bogotá como una ciudad con el potencial de convertirse en una potencia cultural como lo puede ser Sao paulo, Berlin, Tokyo, Ciudad de México, etc.

 

N: En cuanto a sonido e ideas creativas: ¿Existe el punk en lo que hacen?

PR: Pues la descripción de Opaal en el cartel de los 10 años de Matik-Matik nos exhibía como Noise Punk. Si ellos lo dicen, algo debemos tener de punk. Así mismo me encuentro muy afín a la aproximación minimalista de este tipo de música. Menos es más y el virtuosismo es una mierda.

JV: Creería que si.

 

N: ¿Qué les parece el siglo XXI?

PR: Me parece que son tiempos fantásticos para el tránsito de información. La ignorancia en estos tiempos es una elección.

 

N: ¿Qué sigue inspirándolos?

PR: La creación humana en todas sus dimensiones

JV: No solo inspirarnos, nos mantenemos trabajando por deseo, definitivamente el motor de estos proyectos que no tienen tanto público es el deseo, pero Pedro tiene razón hay algo en la creación humana que no deja de emocionar.

 

N: ¿Qué esperan de la banda en el futuro?

PR: Más discos y más viajes.

JV: Más proyectos.

*Discografía de la banda:

-‘KRAKATOA’, Cassette. Perro Centinela Editorial, 2017
-‘Nadie es profeta en su tierra, Todos son farsantes afuera’, 7” EP, L. Fantasma. 2017

 

 

Please follow and like us:

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Ayúdanos a compartir ;)