Artículos, Crónicas

Teatro: Caliente Caliente

Septiembre 10, 2017


Crónica: Teatro en Bogotá

Por Andrés Garrido 

 

El Teatro Belarte nos presenta la obra Caliente Caliente: el show de las menopausicas, una estupenda comedia de enredos femeninos protagonizada por Martha Liliana Ruiz, Maru Yamayusa, Ana Cristina Botero y Kristina Lilley. La obra es una fascinante disección sobre la liberación y emancipación de la mujer.

 

Síganos en Facebook

Síganos en Instagram

¿Twitter? No tenemos, los políticos lo arruinaron 

 

“Cómo tener confianza en una mujer que le dice a uno su verdadera edad. Una mujer capaz de decir esto es capaz de decirlo todo”. Oscar Wilde

 

Era una tarde lluviosa de viernes, me encontraba deprimido por una joven pianista con la que mantenía una relación complicada e intermitente, la única forma de no pensar en ella era seguir trabajando, así que decidí ir al Teatro Belarte, un sitio pequeño y acogedor ubicado en la carrera séptima con 152, allí me esperaba la actriz Martha Liliana Ruiz para realizar mi segunda entrevista con las actrices del elenco. En el camino encontré una floristería, por un instante pensé en omitir la obra de teatro para sorprender a la pianista con un ramo de rosas, de esa forma tal vez podría apaciguar su nuevo berrinche juvenil; es que no hay nada más complejo que tratar de entender a una joven de veinte años. 

 

Afortunadamente descarté la tonta idea de la pianista, recordé a la actriz de la obra que había entrevistado la semana pasada (Lea también: entrevista con Kristina Lilley), una mujer tan bella y virtuosa a la que le debía al menos unas rosas como una muestra de respeto y agradecimiento por su trabajo y tiempo. Además eso es lo que acostumbraban los caballeros en el teatro, ¿no? al menos eso fue lo que vi en la película “El retrato de Dorian Gray“, cuando el protagonista -antes de convertirse en un libertino- le lleva flores a la bella Sibyl, una joven actriz de teatro que se suicida por culpa de Dorian. La bella pelirroja de ojos claros y similares características a la actriz que yo había entrevistado (Lilley), nunca tendría la posibilidad de envejecer con la gracia de las actrices de la obra que yo iba a presenciar en la noche.    

 

“Caliente Caliente” no tiene nada que ver con la juventud de Dorian Gray, trata sobre cuatro mujeres mayores de cincuenta atrapadas en un mundo de tedio y dolor. Ellas hablan sobre sexo, hombres, la soledad y el rechazo que siente una mujer que ha dejado atrás los mejores años de su vida. No quiero develar muchos detalles sobre la trama pero adelanto que las actrices se “interpretan” a ellas mismas; a mi parecer eso es lo más interesante de una obra que casi podríamos catalogar como meta-ficción.

 

La obra fue escrita por mi segunda entrevistada del reparto Martha Liliana Ruiz, quien demuestra que es mucho más que un ex reina de belleza y nos deja ver (a mi juicio) su faceta más interesante: Escritora. (Ya hablaremos sobre ese tema en la entrevista). De la obra puedo decir que no es uno de esos musicales donde los personajes se ponen a cantar de manera absurda, y afortunadamente las canciones no son empalagosas. Los monólogos son estupendos y tienen un valor añadido gracias a las interpretes que logran transmitirlos de una forma transparente y sincera; también vale la pena mencionar lo bien que se complementan las cuatro actrices.

 

Martha Liliana Ruiz (actriz y escritora de la obra)

 

Confieso que no tenía intenciones de ver “Caliente Caliente“, no parecía ser la clase de obra dirigida a un público masculino. Además ya estaba bastante deprimido por la pianista y lo último que necesitaba era escuchar a un grupo de mujeres mayores de cincuenta hablando sobre menopausia, presentía que de hacerlo iba a terminar regresando a casa para ahorcarme como una de esas estrellas del rock. También recordé que hace unas semanas asistí a “In-fieles (parte I y II), otra comedia musical también dirigida por Juan Ricardo Gómez (lea la entrevista con el director). En aquella oportunidad me había sentido un poco fuera de lugar por esa constante repetición de “palabrotas” que tanto hacen reír al público colombiano, sumado a algún otro detalle que me había hecho desencantar muy pronto por ese tipo de teatro, además nunca me han gustado los musicales, a menos que sea la banda The Who rockeando con su obra “Tommy“.  

 

Gracias a Martha Liliana tuve la oportunidad de quedarme a presenciar la obra y puedo decir que fue una grata sorpresa. Es un trabajo hecho por mujeres valientes a las que no les da miedo desnudar un poco sus almas y divertir con algunas de sus desgracias. La comedia da un giro inesperado al transformar el dolor de las protagonistas en una fascinante disección sobre la liberación y emancipación de la mujer.

 

En cuanto a las actuaciones es necesario destacar la potente interpretación de Maru Yamayusa, una de las mejores actrices y comediantes que ha dado la historia de Colombia. Es ella la que le da sentido a toda la obra con sus divertidas intervenciones, es como ver una versión femenina de “Curly” (el gordo de “Los tres chiflados“), cada gesto suyo es impredecible, la comediante se roba el show y es el eje central del espectáculo que merece cada aplauso de un público entregado desde el primer instante. 

 

La carismática comediante Maru Yamayusa en acción

 

También vale la pena destacar las correctas actuaciones de Martha Liliana Ruiz y Ana Cristina Botero, que aunque no se roban el show como Yamayusa, logran conectar con la audiencia por la naturalidad y simpleza de sus intervenciones, a esto se le suma el coraje que tienen para burlarse de ellas mismas. La primera por un pasado como reina de belleza que no le permite ser tomada en serio como interprete, la segunda por ser una actriz olvidada… Debo admitir que nunca he seguido de cerca sus carreras pero la actuación de ambas en “Caliente Caliente” es impecable, por tanto imagino que ambas deberían ser más valoradas como actrices, sobre todo por lo difícil que es el género de la comedia.         

 

Ana Cristina Botero ¿Actriz olvidada? ¡No esta noche!

 

La escenografía es simple pero adecuada y oportuna para los bailes y las coreografías. La iluminación y el vestuario son propicios, especialmente para la bellísima Kristina Lilley, es imposible ignorar su interpretación hipnótica e hipersexual. La audiencia masculina (al menos el escritor) no puede negar el poder y encanto de la actriz, es deslumbrante y te hace sentir paralizado, como un insecto cayendo en una telaraña, es ella quien le da un toque “oscuro” a la obra con sus magistrales movimientos felinos y sus piernas que son como la fuerza de la naturaleza. Si había dicho que Yamayusa era una versión de “Curly”, debo decir Lilley, bañada en unas luces rojas hace recordar al David Bowie más teatral, el de la era Ziggy Stardust, con cabello rojo y un vestido kimono. 

 

Kristina haciendo de… ¿Ziggy Stardust? 

 

En mi artículo anterior “Belleza glacial: Kristina Lilley“, dije que ella era digna de los mejores versos de Lord Byron. Sin embargo, también lo es de los de Yeats, Leonard Cohen y los sonetos de Shakespeare. Podría seguir escribiendo sobre ella y nunca terminaría, es la clase de musa que habría hecho de Henry Miller y Leonard Cohen mejores escritores de lo que ya eran. Verla desde la primera fila del teatro es casi una experiencia sagrada. Allí sentado tuve una sensación “incomoda” y no podía hacer nada para evitarlo, miraba para otras partes pero mi cuello se movía involuntariamente en dirección suya. 

Da mucha vergüenza imaginar que alguien pudiera darse cuenta que la actriz me estaba “matando” en pleno teatro con sus constantes cruces de piernas al estilo de Sharon Stone. Por culpa de Lilley yo era el único que estaba “Caliente Caliente” en ese teatro; verla bailar me recordaba a Kim Basinger en “9 semanas y media”. Durante toda la obra mi corazón estuvo superando con peligro los limites de velocidad, al tiempo que en mi mente solo sonaba la canción “I ran” del grupo inglés A Flock of Seagulls, que trata sobre una mujer hipnotizante de la cual quieres escapar pero no puedes.   

 

Kristina Lilley: “Femme Fatal” 

Por otra parte, mis lectores saben que “Siempre me han gustado las películas que empiezan con la figura de una mujer hermosa“, (es la frase con la que abro mi  novela debut: La balada de la ciudad). Ahora gracias a Kristina Lilley también me gustan las obras de teatro que empiezan con una mujer virtuosa. La actriz también me hizo recordar una de las frases más famosas de Shakespeare: “Ojos jurad que no, porque nunca había visto una belleza así”. Y la verdad es que yo nunca había visto a una mujer tan bella como Lilley, (salvo Rebecca, la musa de mi novela), así que pueden imaginar la magnitud de belleza de la que estoy hablando… Si algún día escribo una secuela del libro, mi protagonista tendría que ser ahora una mujer madura, así sería más interesante… 

 

“La belleza venezolana Rebecca llega a las imperdonables calles de Bogotá. Una cruda historia sobre brujería, sexo, glamour, rock n’ roll y ultraviolencia al “peor” estilo de Kubrick”. 

Adquiera “La balada de la ciudad” en e-book papel  y ayúdanos a a llevar el libro de culto bogotano al Teatro. O suscríbete a Nova Crónica y podrás participar del sorteo de 10 libros. 

 

Dicen por ahí que los buenos artistas son aquellos que emocionan, pues bien, no me atrevería a escribir la clase de cosas que Lilley me hizo sentir, solo puedo decir que fue algo extremadamente humano. Valió la pena perderme en la fantasía de sus piernas por dos horas, me hizo olvidar a la joven pianista y me salvó de una depresión profunda, además estaba obligado a disfrutarlo (mortales como yo nunca podríamos tener a una diosa como Lilley). Pero no todo es acerca de su belleza, su monólogo sobre una batalla contra el cáncer es uno de los momentos reflexivos de la obra y tal vez la cumbre, es ahí cuando ella deja ver su verdadera fuerza

 

De la obra no entendí algunas cosas que solo eran comprensibles para las mujeres, pero como dice Oscar Wilde: “Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas“. Cuando un hombre empieza a madurar y finalmente deja atrás a Dorian Gray, empieza a fijarse en ciertas cualidades de las mujeres que antes no era capaz apreciar. Las cuatro actrices de “Caliente Caliente” son mujeres con carácter, sabiduría y un encanto imposible de encontrar en mujeres jóvenes. Cada una de ellas es especial a su manera. La obra sirve como reflexión en una sociedad donde la belleza física de la mujer es más apreciada que su bagaje intelectual y sabiduría. 

 

 

En síntesis, “Caliente Calientees todo un triunfo en contra de una industria que prefiere a jóvenes sin talento que a mujeres con experiencia. Y es que las actrices de esta divertida comedia no han dejado sus mejores años atrás, todo lo contrario, se encuentran en la plenitud de sus vidas. Es una obra que entretiene de principio a fin y que se apoya en un grupo de actrices que, gracias a su profesionalismo y carisma, logran compenetrarnos con la tragedia que significa ser una mujer madura en la industria artística y en la vida diaria.

 

Fue lamentable ver algunas sillas vacías en el Teatro Belarte, un espacio acogedor que debería tener la sala siempre llena. Fue todo un contraste con lo que pude apreciar en las funciones de In-fieles I y II en el Teatro Santafé. Personalmente creo que “Caliente Caliente” es una obra muy superior a “Infieles“, sobre todo por su humanidad.   (Lea también la entrevista con Yolanda Rayo, actriz de In-fieles)

 

Terminó la fantasía, ¿Cuál fue la reflexión? Nadie es Dorian Gray para siempre y es mejor de esa forma. Al salir del teatro ya no era el mismo hombre, ya no me interesaba la joven pianista de 20 años, ahora podía apreciar mucho más la belleza femenina en todas sus edades y facetas. Me puse los auriculares y sonó la canción “I ran” del grupo A Flock of Seagulls, la letra no podía ser más adecuada para mi aventura teatral: “Caminé a lo largo de la avenida. Nunca pensé que iba a conocer una chica como tu; Con pelo castaño y ojos leonados; El tipo de ojos que me hipnotizan; Me hipnotizan. Y corrí, corrí tan lejos. Sólo corrí, corrí todo el día y toda la noche. No pude escapar“. 

 

Suscríbete a Nova Crónica

Suscríbete a Nova Crónica y podrás participar del sorteo de libros de La balada de la ciudad.

 

 

EN LA PRÓXIMA ENTREGA: ENTREVISTA CON MARTHA LILIANA RUIZ

Please follow and like us:

Comments

comments

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply TEATRO – Petruma Septiembre 12, 2017 at 1:54 am

    […] novacronica.com/teatro-en-la-ciudad-caliente-caliente https://www.youtube.com/watch?v=_OttcmxEDWA https://www.youtube.com/watch?v=g93c_m_RIk0 […]

  • Leave a Reply

    Ayúdanos a compartir ;)